Thursday, July 23, 2009


...y aprendes a tomarlo por lo que es, no por los cuernos ni por la cola, sino por lo que es: una tarde tibia de julio, o un cuento tierno y corto, tal vez risas locas en el teléfono, o un par de cervezas por las calles frías de un san francisco nublado y perfumado. aprendes a no buscarle razón, a no exprimir números ni dibujar reglas absolutas, ni contar horas ni días, ni contar mentiras, ni puntos. aprendes a respirar el aire que te ha tocado respirar, a sonreir las sonrisas libremente y sin excusas, a vivir viviendo, a seguir viviendo, a vivir la vida hoy y ahora. a vivir, simplemente vivir.

aprendes pues, a tomarlo por lo que es: un pedacito de felicidad, un pedacito de suspiro, un pedacito de algún párrafo de algún capítulo de algún libro que se escribe en algún cuaderno, en algún rincon, en algún blog...


.

6 comments:

daniela said...

Hay que tomarlo entonces, en vez de pedirlo de otro sabor, de mayor duración, con menos agua... como vengan las cosas, que al final la vida quién sabe si sea tan en serio.
Un gran saludo

Yahuan said...

Aprendemos a cada vez tomar las cosas cada vez menos por lo que son, desde pequeños vamos a las escuelas para que nos enseñen esa ineptitud. Desaprender lo erróneamente aprendido nos hará libres, y libres felices.

Abrazo

AnaR said...

Hay que aprender y aprehender...que no es lo mismo.

Un abrazo

Pedro said...

me gustó Sol... para variar...
feliz 28 querida compatriota!

Nausicaa said...

:) Aprender a vivir, eso es lo que me hace falta.

AMYLOIS said...

Muy lindo...