Wednesday, June 9, 2010

esa foto

Recuerdas esa foto que nos tomamos sobre el sofá marrón de esa sala? Yo llevaba puesto el polo azul que ahora uso de pijama, y tú un chaleco negro que te quedaba un poco grande. No fue hace tanto, pero sí, fue hace mucho. Fue en una de esas despedidas tristes, de esas que te arañan de golpe la garganta, de esas que te amargan de a pocos los sueños, de esas que te arrastran inevitablemente a la nostalgia.

Recuerdas las cosas que me dijiste? Me llevaste del brazo al patio, junto a esa palmera grande, y me contaste las cosas que te marchitaban el alma. Yo te escuché en silencio y con cuidado, con los dientes apretando la lengua, con los ojos clavados en tu mentón, con la tristeza rebalsándose en cada respiro, con los nudos anudando la garganta, porque yo también me marchitaba en ese patio oscuro y frío de una Lima marrón y húmeda. De una Lima gris y dulce. De una Lima irreversiblemente cruel.

Recuerdas esa foto que nos tomamos sobre el sofá marrón de esa sala iluminada? Yo llevaba puesto el polo azul y tú un cariño que no te ví ponerte más. Nos abrazamos para la foto. Sonreimos. No fue hace tanto, pero sí, fue hace mucho. Recuerdas?

Hoy la boté a la basura.

.


6 comments:

Soy ficción said...

Dios! Qué ocurrió para que ese recuerdo merezca ese final??? Qué terrible!

Pero sabes qué? En realidad envidio esa determinación, algunas cosas merecen nuestro desprecio, nuestro olvido, y es de valientes hacerlo.

Amylois said...

Pues tiene pinta de un recuerdo lindo para querer eliminarlo... pero respetable.

Pia said...

yo estoy de acuerdo con lo que hiciste. Volteando la página se avanza y se crece más.

Cyrana said...

Es muy simple, a veces para mí, tal vez la ropa vieja nos recuerda viejos momentos, que se quieren, se atesoran pero que ya no están; sin duda fueron los que aportaron al nuevo comienzo de todo.... llegará otro chaleco, polerón,tenis.... esa es la magia ¿ no crees?
Besos para ti,

Elmo Nofeo said...

La estocada fue perfecta.

Eugenio Rise said...

A mi me cuesta tirar la fotos. Aunque duelan.