Thursday, February 11, 2010


Se acaba una vida mientras arrugo la garganta.


Qué importa que las letras se hayan ido, qué importa que los agujeros se hayan agrandado, qué importa que la incertidumbre y el miedo me mastiquen el futuro, qué importa que haya perdido las risas. Qué importan los malos días, los malos meses, los malos años. Qué importan las deudas, las inmensas deudas, la hipoteca, el seguro médico a punto de expirar. Qué importa que no haya llamado esa noche, ni la siguiente, ni nunca más. Qué importa la decepción, la frustración, el fracaso, la soledad.


Se acaba una vida mientras miro el abismo de tus ojos, mientras desvío la mirada a la alfombra azul, mientras imagino tu vacío, mientras imagino…


Se acaba una vida hermosa en ese segundo piso; y no tengo palabras que decir.

.

3 comments:

F. Fabian S. said...

Paso por aqui, siempre paso...Beso.

Elmo Nofeo said...

Una vida hermosa
no puede extinguirse
como si fuera cualquier cosa.

AnaR said...

Porque para todo es lo que importa.Aunque solo sea una.

Abrazos